La innovación y la capacidad de transformación marcan los orígenes de Construcciones CFC&A. Nacimos a finales de los 90, en un momento de crisis en el sector de la construcción, catalogado como el periodo de estancamiento más grande de este segmento en Colombia.

Pero la crisis es oportunidad de cambio y de innovación. Al menos, así lo vieron Felipe Calderón Uribe y sus socios Juan Bernardo Villegas Villegas y Albeiro Montoya Arias, tres ingenieros con décadas de experiencia en el sector, que se unieron para dar mejores soluciones de vivienda y urbanismo a los ciudadanos.

Por ello, el el 14 de diciembre de 1998 crearon CFC&A, una empresa a la que le imprimieron los sellos de calidad, solidez y respaldo, de una manera sostenible, con miras a transformar el entorno para contribuir al desarrollo social en la región y el país.

Gas para los hogares

En CFC&A comenzamos de cero en aquel entonces. Nuestro primer proyecto fue un contrato para realizar toda la infraestructura del gas domiciliario, en el período de transición entre el gas propano y gas natural.

Al mismo tiempo cumplimos contratos pequeños para remodelaciones de instalaciones empresariales, entre otros frentes, con miras a lograr la financiación necesaria para emprender el tipo de proyectos que soñamos como empresa.

Por fin, vivienda

En el 2001 vimos hacer realidad nuestros primeros sueños. Construimos el conjunto cerrado Rincón de la Palma, en Pereira. Todo sueño tiene sus costos y este primero no tuvo un ritmo de ventas óptimo, que nos diera más capacidad de inversión.

Movimos tierra y cielo, y construimos el conjunto cerrado Sierra Bonita, en Manizales. Comenzamos a dar en el punto y logramos que se convirtiera en nuestro proyecto estrella. Fue además el inicio de cerca de 50 proyectos exitosos en Manizales y Pereira, que consolidaron nuestra marca en el Eje Cafetero.

Crecimos

La capital del país estaba en nuestro horizonte. Por ello, en el 2007 abrimos oficina de CFC&A en Bogotá y hemos construido proyectos como Paseo Virrey, Atúa 97, Monterrey de San Carlos, Parque de la Octava y Monte Rizzo, entre otros.

Un año antes, en el 2006, nos habíamos expandido a Neiva por su gran potencial. En esta ciudad construimos Prado Alto y un gran proyecto llamado Ciudadela La Reserva del Jardín Botánico. También en 2015 llegamos a Jamundí y allí hemos adelantado los proyectos Bambú, La Arboleda y Carbonero que componen nuestra Ciudadela La Reserva.

También desde CFC&A hemos construido viviendas de interés prioritario, viviendas de interés social y viviendas gratuitas e incluso hemos participado en proyectos de reubicación de familias en condiciones de riesgo en Bogotá, como lo es la urbanización Bellavista.

Para 2018 contamos con más de un millón de metros cuadrados construidos, proyectos realizados con una inversión de $1,7 billones y más de 5 mil 200 unidades de vivienda entregadas.

Logros e integración con el ambiente

Desde el 2004 en CFC&A hemos sostenido nuestra certificación de calidad ISO 9001:2008 y entre nuestros galardones alcanzados, contamos con el Sello de Gran Empleador 2013 Psigma Corp y el Business Management Award 2014 en la categoría Calidad e innovación empresarial.

Desde marzo del 2010 somos miembros del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible, organización que agrupa a empresas, entidades y profesionales que trabajan para la transformación del sector de la construcción con miras hacia la sostenibilidad.

Creamos además la línea Vivienda Viva, una marca registrada de CFC&A que le apuesta a generar estilos de vida sostenibles y desarrollar proyectos que cuiden los recursos naturales.

Esta línea contempla cinco pasos esenciales: Medir recursos disponibles con enfoque en energías renovables, diseño integrativo con el contexto, proceso constructivo responsable, operación consciente y desempeño sistémico.

Es así como nos consolidamos como una constructora que le apuesta al desarrollo sostenible y que mueve tierra y cielo para crear y transformar espacios. Integramos disciplinas en el cuidado cada detalle, inspirados en satisfacer las necesidades de las comunidades y construir estilos de vida sostenibles, amigables con el medio ambiente.

Con calidad, solidez y respaldo, seguimos edificando los sueños de las familias y de nuestras ciudades.